Get Adobe Flash player

 

PUBLICACIONES

 

Libros


Capítulos en libros


Artículos en revistas científicas


Documentos de trabajo


Artículos en prensa escrita


Artículos en línea


“Financialization in México: Trajectory and Limits” Journal of Post Keynesian Economics"

Journal of Post Keynesian Economics/ Winter 2012–2013, Vol. 35, No. 2, pp. 255-275


 "Differing Effects of Global Financial Crisis: Why Mexico has been harder hit than other large Latin American countries"

Bulletin of La Bulletin of Latin American Research, Vol. 30, No. 4, pp. 419–435, 2011


"Regulación, Capital Financiero y Deuda Externa"

8th International Conference Developments in Economic, Theory and Policy, Bilbao (Spain), 29th June to 1 July, 2011.


 "La privatización desbordada. Privatizaciones, capital extranjero y concentración económica en América Latina"

Trayectorias. Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Nuevo León, año VII, No. 19, septiembre-diciembre. pp. 69-79. 2005


 

 

Salario mínimo, población ocupada y desempeño de la economía en México

GREGORIO VIDAL

viernes 15 de agosto de 2014

Como parte de su calendario anual, Inegi publicó los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo con datos al segundo trimestre del año en curso. La información aportada indica que en el mundo de la ocupación y el trabajo no hay noticias positivas.

México es desde hace años un país en el que la minoría de los ocupados recibe más de cinco salarios mínimos. En esta condición se encuentra apenas el 6.7% de la población ocupada. Son 3 millones 327 mil 753 personas, la gran mayoría residiendo en localidades urbanas de más de cien mil habitantes. Representan tan sólo el 2.9% de los más de 112 millones de personas que viven en México en 2010, según los resultados definitivos del Censo de Población y Vivienda correspondiente a ese año. En contraste hay una cifra mayor de ocupados que no recibe remuneración, son más de 3 millones 800 mil personas.

Los que perciben hasta un salario mínimo continúan aumentando. Como se destaca en nota publicada en EL UNIVERSAL (8 de agosto), en los seis años previos han crecido en un millón las plazas laborales con ingresos de hasta un salario mínimo. Según los datos de Inegi, al primer trimestre del año eran 6 millones 462 mil 570 personas. Para el segundo trimestre de 2014, son 6 millones 567 mil 928. El comportamiento reciente de la economía, que incluye una importante debilidad en la inversión indica que en los trimestres inmediatos no habrá cambios en esta materia.

Percibiendo hasta dos salarios mínimos hay un número mucho mayor de ocupados, que también está creciendo. En el segundo trimestre de 2014 son 12 millones 54 mil 956 personas que laboran con ingresos de hasta dos salarios mínimos. La cifra es superior en 57 mil personas a la reportada en el trimestre previo. En comparación con el segundo trimestre de 2010 los ocupados con ingresos de hasta dos salarios mínimos aumentaron en más de un millón de personas. En el año 2010 el salario mínimo general vigente para la zona A era de 57.46 pesos. Los incrementos acumulados hasta 2014 son algo menos de diez pesos, alcanzando la cifra de 67.29 pesos por día.

Los que obtienen más de cinco salarios mínimos se han venido reduciendo. En 2010 son 4 millones 46 mil 919 personas, una cifra que es superior en 619 mil 166 personas a la que se informa para el segundo trimestre de 2014. La diferencia es notable, dado que equivale al 15.3% de los ocupados que en 2010 lograron ingresos de más de cinco salarios mínimos. Los ingresos que alcanzan estas personas no los hacen ricos, ni siquiera miembros de las clases medias altas, dado que suman algo más de 10 mil pesos al mes. Sin embargo, este grupo se esta reduciendo en el total de los ocupados. Como también se reduce el que recibe más de tres y hasta cinco salarios mínimos. Los aumentos están en la parte baja de la pirámide.

En el apartado A de la Constitución Política del país, en su numeral VI se establece: “Los salarios mínimos deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos”. Con una persona trabajando por familia, considerando un tamaño de familia de cuatro miembros, ni uno ni dos salarios mínimos alcanzan para satisfacer las necesidades de esa familia. El problema mayor no es que en la materia la Constitución es tan solo un texto. Lo más grave es que conforme han pasado los años la distancia entre lo establecido en la Ley y la vida diaria es mayor y creciente.

Los más diversos datos aportados en días recientes sobre la materia dan cuenta de una reducción del poder adquisitivo del salario mínimo de carácter considerable. En la nota de EL UNIVERSAL del 8 de agosto se destaca que desde hace más de 20 años el salario mínimo muestra una pérdida de poder adquisitivo. No obstante ello, lo que aumenta en México es el número de los que perciben hasta uno, hasta dos o hasta tres salarios mínimos.

*Departamento de Economía de la UAM, Unidad Iztapalapa

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla