Get Adobe Flash player

 

PUBLICACIONES

 

Libros


Capítulos en libros


Artículos en revistas científicas


Documentos de trabajo


Artículos en prensa escrita


Artículos en línea


“Financialization in México: Trajectory and Limits” Journal of Post Keynesian Economics"

Journal of Post Keynesian Economics/ Winter 2012–2013, Vol. 35, No. 2, pp. 255-275


 "Differing Effects of Global Financial Crisis: Why Mexico has been harder hit than other large Latin American countries"

Bulletin of La Bulletin of Latin American Research, Vol. 30, No. 4, pp. 419–435, 2011


"Regulación, Capital Financiero y Deuda Externa"

8th International Conference Developments in Economic, Theory and Policy, Bilbao (Spain), 29th June to 1 July, 2011.


 "La privatización desbordada. Privatizaciones, capital extranjero y concentración económica en América Latina"

Trayectorias. Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Nuevo León, año VII, No. 19, septiembre-diciembre. pp. 69-79. 2005


 

 

La deuda en la economía mexicana

Viernes 14 de septiembre de 2012 | El Universal


La deuda es un tema frecuente en la información sobre el comportamiento de las economías. En meses recientes es común leer o conocer opiniones negativas sobre la deuda de los gobiernos de Europa. Antes se destacó el inadecuado proceso de endeudamiento de las familias en Estados Unidos para adquirir bienes inmuebles. Las hipotecas son también materia negativa en otras economías desarrolladas. En México, en años pasados se destacó el incremento del endeudamiento en el periodo inmediato anterior a la crisis de finales de 1994, el error de diciembre y el subsecuente efecto tequila. Sin embargo, tomar crédito es una actividad constante en las empresas y en las familias desde hace largo tiempo.

Adquirir una casa por medio de un préstamo con un banco en condiciones que los ingresos futuros permitan enfrentar la deuda y mantener las condiciones de vida de los miembros de la familia no es una decisión incorrecta. Implica un beneficio para esa familia, pero también para el conjunto de la economía. Crece la industria de la construcción y otras actividades de la manufactura que se vinculan con ella. Hay un ingreso para muchos otros asalariados, aumenta el consumo en la sociedad y, en el punto final, incluso se incrementan los ingresos del erario, dado que el crecimiento genera mayores impuestos. Las empresas financian su capital de trabajo con crédito y para la realización de inversiones recurren igualmente a la deuda. Las empresas no toman sus decisiones de inversión con base en años de ahorro, recurren al crédito considerando el estado futuro de sus beneficios.

En años recientes el problema es lo que puede identificarse como calidad de la deuda. Las altas y fluctuantes tasas de interés que se cobran, los plazos en que deben liquidarse los créditos, las dificultades para contar con las monedas en que se contratan y el uso de los recursos obtenidos por el endeudamiento. En el caso de los gobiernos el uso de los recursos es un dato particularmente relevante, como también la moneda en que se liquidan intereses y deudas.

En México, es notable el incremento de la deuda pública en los seis años previos. Medida en dólares, de finales del años 2006 a julio de 2012 prácticamente se ha duplicado. Se puede sostener que el aumento de la deuda del sector público expresado en dólares no es relevante, dado que la mayor parte es deuda interna. En efecto, a finales de julio de 2012 el 69% del total de la deuda pública es interna. No obstante, como se ha documentado en colaboraciones anteriores, una porción relevante se encuentra en manos de no residentes. Es altamente posible que su liquidación implique utilizar divisas y la misma puede producirse en cualquier momento, dado que los documentos son negociables. Es una condición en que operan los mercados financieros en la actualidad. La deuda pública como proporción del PIB también ha aumentado. En 2006 equivale al 20% del producto y en julio de 2012 al 34% . Además, hay aumentos en las deudas de varios estados y de algunos municipios. Todo ello sin que se observe en correspondencia un incremento notable y sostenido en la inversión pública. Es decir, el aumento de la deuda por parte del sector público no se relaciona con incrementos semejantes en inversiones. Los resultados positivos como los que se señalan en el segundo párrafo del texto no existen en el caso del incremento de la deuda pública en México.

La deuda externa del sector privado también ha estado aumentando por encima del crecimiento de la economía. La inversión como porcentaje del producto se mantiene ligeramente por arriba del 20 %. La mayor parte del endeudamiento privado externo es por cuenta de las empresas y los recursos obtenidos no implican cambios importantes en el coeficiente de inversión.

El resultado es un aumento de la deuda pública interna y externa del país y de la deuda privada externa de finales de 2006 a finales de 2011 de alrededor de 220 mil millones de dólares. El problema es que el incremento en el endeudamiento no se vincula con un crecimiento sostenido de la actividad económica. Por ello no sorprende que tenga una mayor dimensión con relación al PIB. En 2006 estas deudas equivalen al 26% del producto, mientras en 2011 representan el 42% del PIB. Además, el pago de intereses, comisiones y las propias amortizaciones demandan una cantidad superior de divisas que no necesariamente generan los contratantes de estos préstamos. El crecimiento de la deuda del sector público y de la deuda externa del sector privado no se ha expresado en un aumento correspondiente de la inversión y de la capacidad productiva en la economía del país.

 

* El autor es profesor del Departamento de Economía de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa