Get Adobe Flash player

 

PUBLICACIONES

 

Libros


Capítulos en libros


Artículos en revistas científicas


Documentos de trabajo


Artículos en prensa escrita


Artículos en línea


“Financialization in México: Trajectory and Limits” Journal of Post Keynesian Economics"

Journal of Post Keynesian Economics/ Winter 2012–2013, Vol. 35, No. 2, pp. 255-275


 "Differing Effects of Global Financial Crisis: Why Mexico has been harder hit than other large Latin American countries"

Bulletin of La Bulletin of Latin American Research, Vol. 30, No. 4, pp. 419–435, 2011


"Regulación, Capital Financiero y Deuda Externa"

8th International Conference Developments in Economic, Theory and Policy, Bilbao (Spain), 29th June to 1 July, 2011.


 "La privatización desbordada. Privatizaciones, capital extranjero y concentración económica en América Latina"

Trayectorias. Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Nuevo León, año VII, No. 19, septiembre-diciembre. pp. 69-79. 2005


 

 

Los ingresos y el endeudamiento de Pemex

 

Viernes 18 enero de 2013| El Universal


La apuesta por incrementar la extracción de hidrocarburos es una de las metas de la actual administración federal, como en el caso de los dos gobiernos previos. Hasta la fecha los aumentos alcanzados en años anteriores en la extracción de petróleo crudo han tenido por destino el incremento de la exportación hacia Estados Unidos. Por ello no sorprende que un componente relevante de los ingresos de Pemex proceda de las ventas al extranjero de petróleo crudo.

La exportación de cantidades importantes de petróleo es una historia relativamente reciente en el caso de México. Se inicia hace aproximadamente 35 años. Durante este periodo la constante ha sido exportar crudo a la vez que se pierden en el país las capacidades para su industrialización. En años previos, el incremento en la extracción no implicó aumento en rubros necesarios para el funcionamiento de la economía como la producción de gasolinas. Así, se ha configurado un escenario en el que el país es un importador creciente de petrolíferos. En el periodo de 2000 a 2011 la capacidad de refinación en el país, medida en miles de barriles diarios, prácticamente no aumentó. En el año 2000 fue de 1.54 millones de barriles diarios y en 2011 de 1.69 millones de barriles diarios. Lo notable es el crecimiento en la importación de gasolinas.

Durante todos estos años se ha insistido en que Pemex no cuenta con la capacidad financiera para desarrollar un amplio programa de inversiones, incluso en materia de exploración, incremento de reservas y de extracción de hidrocarburos. En los primeros años de la anterior administración federal se sostuvo ese punto de vista y con base en él se presentó una reforma que pretendió modificar las condiciones de funcionamiento de la industria petrolera en el país ampliando considerablemente los espacios en que fuera posible la inversión privada. Sin embargo, los ingresos de Pemex continúan siendo muy importantes. En los primeros años de la década pasada las ventas totales de Pemex, sin considerar los recursos por concepto del impuesto especial a la producción y los servicios, crecen hasta alcanzar una cifra equivalente al 10% del PIB. Durante la parte final de la década pasada y hasta el año 2011 las ventas del organismo público descentralizado se mantienen en alrededor de 10% del producto.

La pregunta obligada es que se hace con estos ingresos. Una parte importante se destina a financiar el gasto público corriente. Como se destaca líneas arriba, otra parte relevante se utiliza para adquirir en el extranjero los petrolíferos. Pero también hay cantidades relevantes cuyo destino es el pago de los intereses de la deuda que ha estado contratando Pemex.

Como se observa en la gráfica adjunta la deuda total de Pemex es de gran significación. El incremento de sus ingresos no implicó una reducción relevante de la misma. En términos del PIB, equivale de forma sostenida a algo más de 5%. El organismo público descentralizado mantiene una activa participación colocando títulos de deuda en el país y en los mercados internacionales. En 2012 se tenía previsto una emisión de deuda por parte de Pemex del orden de los 10 mil millones de dólares, cifra semejante a la colocada en 2011, la mayor parte en los mercados internacionales. En México ha colocado de forma sistemática certificados bursátiles con una vigencia de cinco años y tanto en este caso, como en las colocaciones ejecutadas en los mercados financieros internacionales uno de los objetivos es obtener recursos para poder pagar parcialmente créditos existentes.

Pemex es por tanto un participante destacado en los mercados financieros, pero sin lograr que los recursos obtenidos se canalicen sustancialmente a ampliar sus capacidades de producción. Así, el problema no es la carencia de ingresos para financiar la industrialización. Las dificultades están asociadas a la utilización de los recursos. Pemex tiene lustros que funciona sin ser un medio para el desarrollo del país y menos aún para avanzar en la industrialización del petróleo en México.

 

*Departamento de Economía, UAM, Unidad Iztapalapa.